¿Te habías dado cuenta que, la mayoría de las veces hacemos las cosas sin pensar?

¿Sabías que, vivimos en piloto automático y nos cuesta parar?

¿Sabías que, no conseguirmos lo que queremos, porque nos fijamos en lo que no queremos?

Si te paras a pensar estas preguntas, lo mas probable es que en ti se haga realidad lo que dijo Einstein: “La mente se abre a una nueva idea jamás regresa a su tamaño original”. Creo que esa cita describe perfectamente, la razón de ser de todos los que nos dedicamos a temas de desarrollo personal.

Independientemente que seamos personas inquietas, ocurre que no nos conformamos con la vida que llevamos y deseamos más. Sabemos que la vida, es algo más que levantarse todos los días a trabajar y vivir la vida en automático, para evitar el sentir … y es uno de los grandes problemas con los que me he encontrado en mis sesiones. Las personas, entre las que muchas veces me incluyo, no queremos sentir ….

Por eso sé que, un buen Coach, es el que hace suyo lo que vive, lo que siente, lo que escribe y sabe que, estaría mejor callado, si no fuera así, mejor sería callar o morir.

Desde muy niño, sentí en mí la necesidad de acompañar a las personas, porque notaba que había mucha tristeza y soledad en el mundo. Dicen que va a ser una de las grandes enfermedades del siglo XXI, la SOLEDAD.

 

casey-horner-hgrYq70MdWE-unsplash

Antes en un mundo, en el que la espiritualidad estaba mejor vista, el decir que eras creyente e ibas a la Iglesia, no estaba mal visto. Ahora si hablas sobre lo sobrenatural, la mayoría de las personas, desconectan. O si les cuentas, tras ir a eventos en los que rompes tablas con las manos, o caminas sobre cristales o sobre fuego, te dicen que seguro que, estas en una secta.

Anthony de Mello en Despertar, nos preguntaba. “¿Quieres ser feliz?, ¿Quieres la libertad?. Aquí la tienes. Abandona las falsas ideas. Mira a través de las personas. Si miras a través de ti mismo, verás a través de todos”.

Por eso, tenemos que empezar a mirarnos a nosotros mismos primero, porque eso nos ayudará a mirar a los demás tal como son y entonces, si te interesa, podrás empezar a tener la vida que quieres. Pero para ello, es preciso el que tomes la responsabilidad de tu vida.

Y el camino a la Libertad, comienza ser conscientes de nuestra vida, de quienes somos y cómo nos comportamos aquí y ahora.

Si queremos alcanzar nuestra ESTRELLA POLAR, tal como indica mi gran maestro y amigo DANIEL TORRES MANCERA, hacer realidad nuestros sueños, dejar a un lado esas creencias que nos limitan y no nos permiten alcanzar lo que anhelamos.

Para ello es preciso que tengas claro que, NADA ES CASUAL y que es preciso el tener un PLAN y yo me pregunto ¿Tengo un plan?, Jim Rohn nos  indico que. “Si no diseñas tu propio plan de vida, es probable que caigas en el plan de otra persona. ¿Y sabes lo que puede que haya planeado para ti? No mucho”.

Porque realmente, siento que, estamos en una sociedad en la que no desean que tengamos ningún plan. Son conscientes que planear tu vida, se trata de construir tu mundo, es saber cuál será el siguiente paso que das, es saber qué hacer para defenderte de los obstáculos que se presenten. Ya que planear planear tu futuro es ponerte metas, y cumplirlos. De la misma manera, aceptar los desafíos que te ofrece la vida y saber, porque has de saber que, este es el camino para alcanzar tus metas.

Y en la mayoría de los casos, nos hacen sentir que es algo inalcanzable. Pero OJO, que la sociedad te MANIPULE para que no alcances tus objetivos, tus metas, para que no VIVAS y simplemente SOBREVIVAS. Es tu decisión, porque es lo más fácil.

Esto a muchos les va a chirriar, y seguramente, o bien habrán dejado de leer o estarán despotricando con mis ideas, pero sabes que es lo que ocurre, que muchos pensáis de igual manera, pero sientes miedo de decirlo en alto.

Aquí en España, se esta hablando de controlar las Redes Sociales, por los temas relacionados con el Coronavirus, pero en el fondo tengo la sensación que, ya se hace desde hace mucho tiempo, el control a través de la RED. 

Antes quien tenía la información tenía el poder, ahora hay mucha información, y la verdad queda difuminada por todo lo que se dice y se escribe. Pero el auténtico poder hoy es, tener la información y saber hacer las preguntas correctas. El saber distinguir que el éxito personal y profesional, es aprender a hacer las preguntas correctas, y encontrar las respuestas correctas.

No obstante, vivimos en una sociedad en la que el 95% de los mensajes  que escucho, son quejas, quejas, quejas por todo. Te invito a que, te pares a pensar y te escuches a ti mismo. ¿Cuántas veces te quejas al día? Y ¿Cuál es la temática de las quejas que hay en tu vida?. 

images-1

Es como si nos hubieran quitado la posibilidad de decisión y nos hubieran ofrecido la opción mas fácil.

Antes del Confinamiento, en mi antiguo trabajo, en la que éramos seis personas, me puse a contar las quejas que se proferían al cabo del día. No os exagero que eran mas de 1000, son una media de 150 quejas por hora. Quejas por todo … además todos los días iba a desayunar a una Cafetería cercana a Plaza de España y los días que iba sólo, me paraba a escuchar la conversación de los demás y sabes cuál era la temática del 95% de la conversación, la QUEJA. Se quejaban por todo, el tiempo, de la pareja, los hijos, incluso de tener la pareja de sus sueños ….

Por eso te invito a que en los próximos días te pares a pensar, y veas si … vives la vida ENFADAD@ y lo único que haces en el fondo es QUEJARTE de todo. 

Te ha costado, el poder parar la queja continua o están en un circulo vicioso, del que tienes la sensación, te va a ser muy difícil salir.

Tal como te comente antes, la QUEJA, es lo que vas a encontrar en la mayoría, porque, el enfoque que tenemos de los problemas eso la queja. Hemos caído en un circulo vicioso del que nos cuenta salir. Y sabes cuál es el problema de todo esto, que desde la queja no hay salida. Ya que las decisiones que tomamos en el día a día, van desde la queja.

Pero como no vamos a quejar y bloquearnos sí, antes de haber cumplido los 17 años, nos han dicho una media de 150.000 veces, “No, no puedes”; y lo contrario, “Si, si puedes, unas 5000 veces. Si desde niños nos han cortado las alas y no nos han permitido el volar.

Muchos hemos experimentado y vivido lo siguiente:

Cuando tenía 4 años, mi vida dio un vuelco enorme, mis padres decidieron que nos mudáramos al pueblo natal de mi padre. Imagínate el llegar a un pueblo, en el que, el ser foráneo o forastero, estabas, en cierta manera mal visto.

Dicen de mí, que era un niño con mucha imaginación, muy fantasioso, al que le encantaba leer, escribir y sobre todo cantar.  Tuve la suerte de tener como profesora de parvulario a Doña Carmen Gil Gómez, una persona que a lo largo de mi vida, fue un apoyo y fuerza, en momentos en los que estaba muy perdido.

Ella me conto años después, que cuando llegue, era pura imaginación, alegre, sin miedo al posible ridículo, que absorbía todo lo que había a mi alrededor con pasión. De los pocos recuerdos que tengo de mi vida pasada, es uno de los que está ahí. Incluso llego a enseñarme dibujos, poesías que hacía …. Fue mi primera fan. Y ahora yo soy su primer Fan, porque ella fue para muchos, la persona que nos enseño a soñar, que creyéramos en nosotros mismos y que no nos olvidaremos de soñar.

Pero algo paso después, que nos llevo a la mayoría, de estar en una clase en la que podíamos ser nosotros mismos, levantarnos e ir de un sitio a otro. Y tener que estar horas sentado, en un pupitre enseñándonos cosas que no nos permitía expresarnos tal como éramos y, ante cualquier pregunta que me surgiera, la respuesta era cállate, no haces más que preguntas estúpidas o eso te lo responderemos más adelante. 

No os paso algo similar en vuestra vida. Realmente, cuántos, “no, no puedes” o “haces preguntas tontas”, “eso ya lo veremos más adelante” hemos recibido en nuestra vida. Lo más triste de todo es que, si te ponías a pensar, te pegaban y castigaban.

Como os podéis imaginar, de pequeño era un niño alegre, soñador y algo inquieto. Pase en la escuela de ser uno de los primeros, a ser el último en todo. Llegando incluso a suspender todo. Por eso reunieron a mis padres y les dijeron que, quizás yo era un niño especial, hace 35 años, se hacía referencia a los niños con cierta “discapacidad” y que necesitaba una educación especial, por lo que les aconsejaron, llevarme a un pueblo cercano, Arenas de San Pedro, en donde había un grupo de psicólogos, para que les dieran unas pautas para ver, que se podía hacer por mi.

sandra-seitamaa-4f4e3hRnwKs-unsplash

De esto me entere años después, también les insinuaron qué, quizás debería dejar la escuela en cuanto pudiera y me pusiera a trabajar, ya que, yo no servía para estudiar. Y pensar que acabe mis estudios Universitarios con nota.

Tras la primera sesión, les dijeron a mis padres, lo que le pasa a su hijo, no es que fuera “discapacitado”, sino que era un chico “superdotado”, muy superior a la media. Y por eso suspendía todo, porque se “aburría” en clase y suspendía todo. Lo que paso después, ya lo trataremos más adelante.

El gran problema con el que me encontré es que, esa frustración con la que me he ido comiendo a lo largo de mi vida, no he sabido gestionarlo correctamente. El sentirme no aceptado y en cierta manera menos preciado, me ha llevado a ser una persona obesa, pero sobre todo lo que tengo es una gran barriga. 

Si lo miro en perspectiva, es que durante toda mi vida he tratado de evitar el conflicto, la ira que he ido arrastrando, me la he ido comiendo y el resultado un flotador enorme en mi barriga, que empezó a bajar cuando fui capaz de gestionar mis emociones y ponerles nombre. 

Descubre, igual que lo he hecho yo.  Lo que no tenemos que hacer, es quedarse encajado en el pasado, en lo que había vivido, sino en el futuro y en lo que puede ser mi vida. En lo que deseo que sea mi Estrella Polar.

Por eso te invito a que juntos, nos tomemos consciencia de lo siguiente:

– Suelo enfadarme demasiado. ¿por qué lo hago?

– Suelo quejarme demasiado. ¿Cuándo lo hago?, ¿Por que lo hago?, ¿Qué consigo al hacerlo?

Por eso te invito a que te hagas preguntas, busques tus propias respuestas, analízalo todo, pero desde el corazón, no desde la mente y encuentra una aplicación de estas respuestas a tu vida, porque todo cambia, cuando tú cambias.