Buscar

Sánchez Coach "El Chef del Alma"

Empoderamiento personal y Resilencia

mes

agosto 2018

El camino a la Felicidad

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como un buscador…, de Jorge Bucay

Un buscador es alguien que busca, no necesariamente alguien que encuentra.

Tampoco es alguien que, necesariamente, sabe qué es lo que está buscando, es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda.

Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. El había aprendido a hacer caso riguroso a estas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así dejó todo y partió.

Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos divisó, a lo lejos, Kammir. Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó mucho la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadoras; la rodeaba por completo una especie de valla pequeña de madera lustrada.

… Una portezuela de bronce invitaba a entrar.

De pronto, sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar.

El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles.

Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de este paraíso multicolor.

Sus ojos eran los de un buscador, y quizás por eso descubrió, sobre una de las piedras, aquella inscripción:

Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días.

Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra, era una lápida. Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar.

Mirando a su alrededor el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenía una inscripción. Se acercó a leerla, decía:

Yamir Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas.

El buscador se sintió terriblemente conmocionado.

Este hermoso lugar era un cementerio y cada piedra, una tumba.

Una por una, empezó a leer las lápidas.

Todas tenían inscripciones similares, un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto.

Pero lo que lo conectó con el espanto, fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los 11 años…

Embargado por un dolor terrible se sentó y se puso a llorar.

El cuidador del cementerio, pasaba por ahí y se acercó.

Lo miró llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.

– No, ningún familiar – dijo el buscador – ¿qué pasa con este pueblo?, ¿qué cosa tan terrible hay en esta ciudad?. ¿por qué tantos niños muertos enterrados en este lugar?, ¿cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que los ha obligado a construir un cementerio de chicos?.

El anciano se sonrió y dijo:

– Puede usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré…

Cuando un joven cumple 15 años sus padres le regalan una libreta, como ésta que tengo aquí, colgado al cuello.

Y es tradición entre nosotros que a partir de allí,, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abra la libreta y anota en ella:

a la izquierda, qué fue lo disfrutado…

a la derecha, cuánto tiempo duró el gozo.

Conoció a su novia, y se enamoró de ella. ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla?, ¿una semana?, ¿dos?, ¿tres semanas y media? …

Y después … la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso, ¿cuánto duró?, ¿el minuto y medio del beso?, ¿dos días?, ¿una semana? …

  • ¿Y el embarazo o el nacimiento de su primer hijo … ?
  • ¿Y el casamiento de los amigos … ?
  • ¿Y el viaje más deseado … ?
  • ¿Y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano … ?
  • ¿Cuánto tiempo duró el disfrutar de estas situaciones?…. ¿horas?, ¿días? …

Así vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos…. cada momento.

Cuando alguien muere, es nuestra costumbre, abrir su libreta y sumar el tiempo de los disfrutado, para escribirlo sobre su tumba, porque ESE es, para nosotros, el único y verdadero tiempo VIVIDO .

Las “AES” del Exito

¿Sientes que te encuentras atascado en tu vida?

¿Te gustaría mejorar tu salud, tú aspecto físico, tú trabajo … y no sabes como lograrlo?

¿Intentas una y otra vez lograr tus metas sin tener resultados?

Has oido hablar del Coronel  Sanders. Supongo que su nombre no te dirá nada, pero si dijera que es el inspirador y fundador de los restaurantes Kentacky Fried Chicken, ¿te suenan de algo?.

Era el propietario de un pequeño restaurante que se arruinó por el cambio del trazado de la carretera.  Después de cobrar el primer cheque de la seguridad social, Tras fracasar una y otra vez en todo lo que se propuso, a la edad de los 65 años, con sólo 100 dolores mensuales para vivir, se encontró ante una disyuntiva.

o se suicidaba

o salía hacia adelante, con su única fortuna, una receta familiar para asar pollo.

Unknown-2.jpeg

Decidió vender su fortuna a los dueños de varios restaurantes, por si se avenían a pagarle un tanto por ciento de la recaudación.  Recorrió Estados Unidos durmiendo en su coche y tratando de hallar un patrocinador. Cambio incesantemente su idea inicial y llamo a muchas puertas. Le dieron calabazas hasta 1009 veces hasta que alguien le dijo que sí, y el resto de la historia ya la conoces.

El coronel Sanders hizo fortuna porque poseía la cualidad precisa para una llamada acción masiva y fue persistente. Ante tantas negativas, fue capaz de no perder la ilusión por su sueño y no desfalleció hasta lograrlo.

El era consciente que su receta era un valor seguro, y no desfalleció ante los “noes” que se encontró en el camino.

Yo me llamo Félix Sánchez y soy coach personal, y soy el inspirador del “Chef del Alma”, tras mis más de diez años de experiencia y habiendo conocido y acompañado a cientos de persones, he descubierto que si deseas que un cambio sea total y verdadero en tu vida, tienes que darte cuenta que el ser humano esta formado por cuerpo, inteligencia y espíritu o alma, como lo desees llamar.

Mi formación en teología, filosofía, coaching, programación neurolingüistica y mas de 750 horas en acompañamiento me han llevado a descubrir que, si deseas lograr el éxito en tu vida, has de integrar y desarrollar estos tres aspectos que forman al ser Humano.

Y cómo lo haremos, primero potenciando la AGRADECIMIENTO. Somos el resultado de las decisiones que hemos tomado y para bien o mal, hay que aceptarlo y seguir hacia adelante, muchas veces  perdemos el tiempo en cosas que no valen la pena, en el pasado y vivimos anclados en lo que nos ha hecho daño

Vamos a descubrir el motor de nuestros resultados y cambiar el patrón mental que nos impide avanzar.

Tras trabajar el AGRADECIMIENTO, pasaremos a la ACCIÓN, si quieres lograr algo. Has de ponerte en acción, porque como dijo Einstein, es de locos el intentar lograr cosas nuevas, haciendo siempre lo mismo. 

Unknown-3.jpeg

Si somos capaces de integrar lo que descubriremos en el agradecimiento, la acción va a ser muy diferente, ya que descubrirás que cosas te motivan y porque haces lo que haces siempre y lo mejor de todo, es que vas a ser capaz de cambiarlo.

Y descubrirás en tu vida, que como dijo Oscar Wilde, que “ Quererse a uno mismo es el comienzo de un romance eterno”. Y verás que lo que realmente importa es el AMOR. Nos hemos olvidado que el amor es el auténtico motor del mundo. Todos los grandes pensadores y los hombres de éxito de hoy en día, como Bill Gates, Richard Branson, etc, tienen claro, que lo que les ha llevado al éxito, es el ofrecer un servicio de calidad a los demás. Y hay que hacerlo desde el AMOR, el SERVICIO, la RESPONSABILIDAD, que te llevara a la EXCELENCIA y el darse cuenta que al final eres tú, el máximo responsable de tus acciones. Y eso te lleva a tener AMBICIÓN, pero desde el deseo de superarte, es bueno ser AMBICIOSO,  el no conformarse, quitemos las connotaciones negativas que nos han metido sobre la Ambición. 

Y dirás como puedo lograr esto. Pues muy sencillo, cada 15 días, te ofreceré las claves para que te conozcas, tomes conciencia de lo que te frena en la vida y decidas si quieres transformar tu vida. Porque al final eres tú quien debe tomar siempre las decisiones.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑