Una historia de un Gran Coach Anthony Robbins que dice así:

"Era un hombre amargado y cruel, un alcohólico y drogadicto que estuvo a punto de acabar con su vida en varias ocasiones. En la actualidad, está cumpliendo una sentencia de cadena perpetua por el asesinato del cajero de una tienda de licores que "se cruzan su camino". Tuvo dos hijos, nacidos con solo 11 meses de diferencia, uno de los cuales resultó ser idéntico a su padre: un drogadicto que pidió del robo y las amenazas a los demás, hasta que también acabo en la cárcel por intento de asesinato.

 

Su hermano, sin embargo, tiene una historia diferente: es un hombre que disfruta de su matrimonio, tiene tres hijos a los que educa y parece ser realmente feliz. Como director regional de una empresa, su trabajo le ofrece retos y recompensas. Es una persona sana, delgada, y no consume alcohol ni drogas.

¿Cómo es posible que estos dos timbres, hijos denuncia mismo padre y creciendo en el mismo ambiente, hayan resuelto ser tan diferentes? A ambos se les pregunto en privado, sin que supieran que también se le había preguntado al otro: ¿por qué ha dirigido su vida por este camino?

Sorprendentemente, ambos dieron la misma respuesta: ¿En qué otra cosa podría haberme convertido, después de haber crecido con un padre como el mío?

Nunca hemos de olvidar que nosotros somos los máximos responsables de nuestra vida.