El coaching se alimenta de muchas fuentes y una herramienta que hemos tomado del mundo de la empresa, es el análisis o matriz DAFO.
Es una herramienta muy eficaz que nos va a ayudar a clarar, definir y centrar las metas. 
El análisis DAFO, o como se dice en inglés SWOT, es una metodología de estudio de la situación de la empresa o un proyecto, analizando sus características internas (Fortalezas y Debilidades), y la situación externa (Oportunidades y Amenazas).
Las Fortalezas (Cosas que quiero y cosas que tengo). Son mis puntos fuertes que me ayudan a lograr las metas, las capacidades y mis recursos.
Las Oportunidades (Cosas que quiero y las que no tengo). Son situaciones externas y positivas. Son hechos o situaciones que favorecen la consecución de las metas y que una vez identificadas pueden ser aprovechadas.
Las Debilidades (Cosas que no quiero y tengo). Son mis puntos débiles que restan en mi día a día para la consecución de mis metas.
Las Amenazas (Cosas que no quiero y no tengo). Hechos y situaciones ajenas y externas que pueden suponer obstáculos para que se puedan alcanzar las metas. Llegando el caso, puede ser necesario diseñar una estrategia adecuada para poder sostenerlas.
Es una herramienta que nos ayuda a conocer la situación real en que se encuentra la persona, ante un objetivo determinado y al mismo tiempo nos ayuda a planificar una estrategia de futuro.
Un DAFO bien planificado, debe contestar cada una de las siguientes preguntas:
¿Cómo se puede rescatar cada una de las fortalezas que tengo?
¿Cómo se puede disfrutar de cada Oportunidad?
¿Cómo se puede defender cada debilidad?
¿Cómo se puede detener cada amenaza?
El objetivo es determinar las ventajas de la persona ante una situación y nos dará una estrategia, con un conocimiento pleno de la persona ante cada una situación, que es trasladable a cada ámbito de nuestra vida.
Para realizar este análisis, hemos de seguir cuatro pasos.
Primero hemos de realizar un análisis externo. Hemos de contestar tres preguntas, cuando analicemos tanto las Amenazas, como las Oportunidades:
¿Qué factores externos a mí dificultan/favorecen la consecución de mis metas?
¿En qué me puede perjudicar/beneficiar la coyuntura externo (por ejemplo, la crisis económica)? y ¿Cómo?
¿Qué obstáculos a mis metas encuentro en el exterior? (amenazas) o ¿De qué me puedo aprovechar del exterior?(oportunidades)
Después hemos de realizar un análisis interno. Cuando analizamos las Fortalezas y las Debilidades, lo que hacemos es contestar, a cuatro preguntas y al mismo tiempo tomar decisiones. Porque no olvidemos, que siempre decidimos y hacemos preguntas:
¿Cuáles son mis fortalezas/debilidades, según mi punto de vista?
¿Cuáles son mis fortalezas/debilidades, según las personas que me conocen?
¿Qué se me da mejor? o ¿Qué podría mejorar?
¿Qué actitudes, pensamientos o sentimientos me ayudan a la consecución o me frenan en la consecución de mis metas?
El tercer paso es la confección del la matriz.
Y el coaching es acción, tras la toma de conciencia, se determina la estrategia a emplear, para lograr el objetivo que te has planteado.

Felix Sánchez Coach

Coaching  profesional
tlf. contacto: 670681415