Todos tenemos nuestras razones para lograr nuestros objetivos, en ocasiones las razones, son pocos comunes y diversas.
Sentir que tienes él control, te puede ayudar a dar un giro a nivel profesional, encontrar un trabajo mejor, viajar, comunicarse con personas de un modo más asertivo, etc. Pero todo esto es tan superficial como la punta de un iceberg. Por debajo de lo que hay a primera vista, se encuentran las verdaderas razones, tan escondidas que en la mayoría de las veces parecen invisibles y,  tienen que ver contigo como individuo, con tu desarrollo personal y con quien eres tú realmente.
Quizás te parezca un caso extremo o poco realista, pero hazte la siguiente pregunta y comprueba si eres capaz de contestar de la forma más específica posible:

¿Para qué quieres lograr el éxito?
¿Cómo es de concreta tu respuesta?
¿Incluye referencias al tiempo y menciona actitudes y estados de ánimo?

Imagina por un momento que tienes unas razones supuestamente claras para lo que quieres y que no valieran para nada. Aun sabiendo de primeras para qué se quiere dominar cualquier ámbito de la vida y qué objetivo concreto tienes, para pasar al siguiente nivel es preciso cambiar tu punto de vista. Ya que así tendremos una visión  mucho más amplia, aunque no lo parezca. Lo que realmente importa no es para qué quieres lograr el éxito en tu vida sino lo que quieres hacer con él. ¿Te parece lo mismo? Te aseguro que no lo es.

Las cosas más simples y generales son las primeras que nos vienen a la mente ante cualquier pregunta y situación, especialmente cuando nos preguntamos  el “por qué”, pues queremos algo. Desde pequeños buscamos esas referencias y, si pasa algo y nos preguntamos el por qué, obtenemos una respuesta inmediata. Pero esa respuesta no llega a satisfacernos.

vybor-rolikov2En nuestra vida nos lanzamos de continuo miles de preguntas del tipo: Por qué me ha dejado mi pareja?, ¿Por qué no valgo …,Por qué no has hecho lo que querías … o ¿Por qué tienes kilos de más…. ¿Por qué no consigues el trabajo que quieres?, ¿Por qué los demás están más preparados?, porque tienen mejor aspecto, porque son más pelotas, porque tienen enchufe… En definitiva, ¿Por qué es tan difícil el lograrlo?, así un sinfín de porqués a los que nunca encontraras una respuesta real.

Si escuchas a tu corazón sabes que las respuestas que surgen, normalmente no son las verdaderas, son un paliativo perfecto: te dan una razón y no tienes un preocuparte en buscar una mejor. Es automática. Si cambiáramos la pregunta, nos va a costar muchísimo más obtener una respuesta diferente. Al menos, hasta que practiquemos la nueva pregunta, como preguntarnos para qué quieres algo o cómo lo quieres.
Los “porque” – los “porque sí” o los “porque lo dicen los demás”- abundan tanto, que no son ni respuestas auténticas,  ni referencias provechosas. Cuando buceamos en nuestro interior, muchas veces nos encontramos vacíos de contenido. El “qué quieres hacer” con tu vida te va a dar una claridad que es el empuje perfecto para seguir. Cuando se haga y se cumpla lo que quieres, automáticamente seguirás haciendo cosas similares y pasando a otros campos sin que nada sea un freno.

Pregúntate qué te permitiría hacer el hecho de lograr todos tus objetivos. Cuando lo logres de verdad, ¿con qué te van a brillar los ojos de emoción? Eso es el motor que necesitas para empezar con buen pie, tener esa idea en mente. Buscar el ” para qué” da lugar a tu verdadero incentivo. Es la fuerza que te motivará a partir de ahora.

Así que el siguiente paso es contrario a estas preguntas:
¿Qué te hace ilusión un puedas hacer para lograr tus objetivos?
¿Qué te gustaría hacer cuando logre tus objetivos de verdad?

En la vida, las preguntas son el único camino a la solución. Te invito a que te preguntes las cosas de otra manera. Funciona. Para comprobarlo tienes un hacerlo. Su voz nos llegó más potente:
Lo repito, porque las cosas importantes, es preciso repetirlas mil veces, para que se graban en nuestro subconsciente y así actuemos en piloto automático.

 Preguntarte las cosas de otra manera. Funciona. Para comprobarlo tienes que hacerlo, es preciso hacerlo, porque si no lo pruebas, no ganas.

Lo que busco es que te des cuenta que lo primero y fundamental es que nos preguntemos que es lo  te apasiona en la vida, que sientas que el tiempo pasa volando, que tus ojos hacen chiribitas de alegría, y te sientes “guau”:

Pregúntate:

¿Qué te mueve por dentro?

¿Con qué disfrutas al máximo?
¿Y si te gusta algo pero crees que no eres bueno para hacerlo?

¿Para qué quieres lograrlo?

Es fundamental el encontrar el para qué…, porque en el momento en el que descubres el para qué, todo parece encajar. El puzle, tiene solución.

Hay algo que tienes que tener muy claro, que no podemos cambiar nuestra pasión.

pasion

Si no sabes cuál es, sólo tienes que pararte a pensar un rato, porque siempre ha estado ahí y siempre estará, por mucho un creas que te has olvidado de ella o  te ha abandonado por tu entorno, circunstancias…

 Quieres descubrir cuál es tu pasión. En que eres realmente bueno y por las circunstancias, no eres capaz de ponerlo en marcha en tu vida. Sigue leyendo, porque en este blog encontrarás las claves. Sabrás como aplicarlo en tu día a día. Y no sólo serán meros consejos, sino descubrirás como aplicarlos.

 Porque en el momento en que yo descubrí mis “para qué”. Logre libertad, deje de tener miedo a hacer cosas diferentes. Me arriesgué a hacer algo diferente. Y me llevo a no tener miedo a correr un medio maratón, hablar en público e ir tras mis sueños.

 Es mucho más sencillo de lo que te imaginas, sólo es necesario dar el primer paso. Después la vida te da sorpresas, una vida diferente y plena. ¿Te animas a experimentarlo?

Felix Sánchez Coach

Coaching  profesional
tlf. contacto: 670681415